La Horizontal '13. Ruta MTB. 30 de Junio.


Todo preparado para disfrutar de un auténtico día de MTB. El Club Ciclista Guadarrama está listo para disfrutar de "La Horizontal", una bonita ruta que une el Puerto de Navafría con el de Somosierra por pistas en altura. Un serrucho de etapa de ida y vuelta y en la que salen más de 90 kilómetros. Cuidadín para los "no entrenados"..., se puede atragantar la vuelta.
Consejos:
1. Hidratación (hará calor).
2. Llevar comida para no vaciarse (alrededor de 5 horas encima de la bici).
3. Cremita solar para protegernos de los rayos del Sol, que a esa altura hacen pupita.
4. No olvidemos las gafas de sol.
5. Y Paconnery...., no te dejes el maillot en casa ;)
. Salida de Deportes Herranz a las 07:00 de la mañana del Domingo día 30 (En coches rumbo a Pto. de Navafría. Trayecto: Guadarrama-Navacerrada-Cotos-Rascafría-Lozoya-Pto. de Navafría).
. Llegada después de la suculenta comida que nos está ya esperando en el mismo Navafría. Buen caserío para recuperar fuerzas.
Detalle del recorrido de la Etapa.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Crónica del doce24 por Lucas Castro.


¡¡Papá, papá, que bueno eres, has adelantado a cuatro en la recta, eres buenísimo!!

   Os presentamos la crónica del doce24  que se celebró el pasado 25-26 de Mayo por un equipo del C.C. Guadarrama formado por: Juan Jiménez, Ángel Valero, Lucas Castro y Alberto García de las Heras y que ha sido redactada por nuestro socio y participante de la prueba, Lucas.

doce24 por Lucas Castro:

Voy a comentar mi primera experiencia en una gran prueba la Doce24.



   Todo empieza el viernes, quedando para preparar todo lo que conlleva esta prueba. He quedado con Ángel Valero a las cinco, viene a buscarme y nos vamos. Tenemos que recoger los dorsales y montar la carpa. Eso fue lo más fácil del fin de semana, ya que con ayuda de Dani Valero (5 añitos) pudimos montar sin problemas la carpa. Yo ya empezaba a notar el gusanillo de la competición, lo notaba porque estaba un poco nervioso, y hablaba con todo el mundo, con los más que más tarde serían los más duros adversarios. Cuando Alberto dejó de trabajar también se pasó a echarnos una mano y trajo algunos detalles que se nos habían olvidado. Al final de la tarde estaba todo montado y listo para disfrutar de un gran fin de semana. La DOCE24.
   Esa noche apenas puede dormir la que los nervios no me dejaban. Parecía un niño la noche de reyes. Menos mal que pude dormir, al menos cinco horas ya que las iba a necesitar el día siguiente.
Habíamos quedado a las 10:30 en Moralzarzal, ahí estaban ya Ángel y Alberto, pero cuando llegué me di cuenta de que se me había olvidado del casco así que sin perder un instante tuve que volver a Guadarrama. Cuando vuelvo a las 11:45 me encuentro con los primeros relevistas recibiendo instrucciones, Áángel Valero estaba ya preparado para hacer el primer turno. Cuando llegó a la carpa Alberto me comenta que vamos hacer turnos de dos vueltas (relevos de una hora) con tres horas de descanso. Alberto el segundo, yo el tercero y Juanito el cuarto, si le da tiempo a llegar ya que tiene que trabajar hasta las tres.




Una vez que empieza la prueba el tiempo empieza a pasar muy rápido, un relevo tras otro. Cuando estás haciendo tu relevo, no piensas más que en pedalear, uffff, que dura es esta subida, tengo que adelantar a estos dos antes de sendero, ¿y ahora a este por donde la adelantó? si no hay sitio por donde pasar, pues… por la izquierda, por encima de las piedras. Ahora toca la bajada, “que no tenga delante ninguno que vaya despacio”. Alguna vez toca bajar detrás de alguien que toma más precauciones, pero cuando oían derrapar la rueda trasera se apartaban. “Tío, pasa, anda pasa que me vas a arrollar”. Luego un poco de llano a plato, otra bajada, otra subida, otro poco de llano, …, ufff y qué alegría daba ver el polígono acercándose, estábamos terminando una vuelta, ya queda una menos. Pero antes de hacer el relevo, me queda otra vuelta. Cuando vuelva a la línea de meta, ahora sí será el relevo, le toca al siguiente. Cuando te toca descansar, el tiempo pasa a toda velocidad ¿ya me toca otra vez? Entretanto, volver a engrasar y repasar las bicis, comer un poco, comentar con el resto del equipo y con el resto de participantes lo que te ha pasado durante el relevo, ver cómo van las clasificaciones, vamos, que cuando te das cuenta estás otra vez montado en la bici, y repitiendo los mismos pensamientos. Cuando llega la noche, se hace más duro, sin dormir o como mucho una hora de sueño, se empieza a notar el cansancio, y más con el frío que hacía, - dar gracias a la organización por la estufas en la zona de relevos – Por la noche, hay menos gente, los que la hacen en solitario o en dúo, paran a descansar un poco, y también han terminado los de 12 horas y el tráfico es menor. Eso sí, hay que llevar buenas luces para no tener problemas. Una cosa importante es que no se te olviden las gafas, te das cuenta cuando se empiezas a ver borroso y empiezas a llorar por el polvo. Por cierto, me toco por suerte dar la última vuelta de la noche, con la luna enorme en lo alto y viendo un espectacular amanecer. 
 
En general, no hubo grandes averías que nos hiciesen perder un gran tiempo, no hubo ni pinchazos, ni rotura de cadenas, pero hubo otras averías. Juanito en la primera vuelta reventó la suspensión, su horquilla no aguanto la presión de la bajada y el retén salto, ¡¡¡¡cómo se puso de aceite!!! Fue a repararla al taller pero tampoco aguanto el retén y tuvo que afrontar todas las vueltas sin suspensión. Ángel se quedó sin batería en las luces, no sé cómo pudo terminar esa vuelta, supongo que gracias a la luna llena y al bastón de ciegos que llevaba, jajaja .A Alberto le pasó lo mismo, pero fueron sólo unos cientos de metros, y sufrió menos. Por mi parte, no sufrí ninguna avería en carrera, pero al llegar a casa y repasar la bici, me di cuenta de que había roto un radio de la rueda delantera, y la trasera tenía dos fisuras por las que se escapaba el aire.
   Nos visitó mucha gente a darnos ánimos- ¡y como se agradece! – del club ciclista, familiares y amigos. Se pasaron bikers del club: Marcial, Javi iglesias (el presi) con sus dos hijos, Tinín, Kike, Benancio, Pepe Road, su señora y su hijo, y además familiares y amigos: los padres, señora e hijos de Ángel, los padres, la hermana y el sobrino de Alberto, y por mi parte, Tony, Marí, Piti, mi hermana Pilar, y mis hijos Andrés y Víctor. También nos animaron mucho por wasap, el grupo del C.C. Guadarrama no paraba de darnos ánimos. A mi particularmente el ánimo de mis amigos que cuando pasaba por meta se les oía como si estuvieran a mi rueda, y la emoción y el comentario de mis hijos cuando terminé uno de los relevos: “¡¡¡papá, papá, que bueno eres, has adelantado a cuatro en la recta, eres buenísimo!!!”, me puso la carne de gallina, claro; y es que como siempre me ven en las carreras a pie quedar del 50 en adelante, me decían que era muy malo y que nunca ganaría nada. La suerte es que aquí, como no saben quién va primero, tienen que creerse lo que les quiera decir su padre…


 El avituallamiento del que tanto han protestado algunos, las coca-colas, los batidos, los zumos y los bollitos me supieron a “gloria bendita”. Para lo demás, ya teníamos agua en bidones, sales, barritas y pasta al gusto de cada uno. Y a las 5:30 de la mañana nos trajeron café recién hecho, donuts y bollos., eso sí que es pasión por un hijo, ¿verdad Valero?
   Por mi parte dar las gracias a todo el personal, que no sé si son voluntarios o no, pero da igual, y a protección civil. Impresionante el que estaba en el último cruce de caminos, el tío incansable, que nos animaba a todos, en todas las vueltas. IMPRESIONANTE
   Dar un saludo a la gente del equipo Tune bikes (segundos clasificados) que eran gente alucinante, a pesar de ir segundos con posibilidad de quedar los primeros por descalificación de Golpe de Pedal, si no daba una vuelta el herido (Borja Chivato), todos ellos querían que no se les descalificará; y agradecer, en especial, al antepenúltimo relevista de este equipo que me ayudo, cuando me quedaban las dos últimas vueltas para terminar y tiro de mi como si fuera de su equipo, dándome ánimos y ofreciéndome su rueda. ¡¡¡Que más se puede pedir de una persona que no te conoce y que está compitiendo!!!
   También un saludo a los toledanos del Bikers Bonal Team con los que tuvimos una dura competición, íbamos alternando posiciones, haciendo más o menos los mismos tiempos, y coincidíamos los mismos relevistas, en casi todos los relevos. Muy buena gente con la que espero coincidir en otras pruebas.
   Lo que más me gusto fue el ambiente, compartiendo con el equipo, y con los que no eran del equipo. Me quedo, para mí y solo para mí, un recuerdo imborrable, de gente generosa que participa por amor a este deporte, a veces tan ingrato, y otras como esta, tan motivante.
   En resumen un gran recuerdo de una gran prueba. Esperemos que la prueba perdure porque es una gran experiencia.

Lucas Castro (C. C. Guadarrama)


Clasificación final:


0 comentarios:

Publicar un comentario